Vos vacances en Espagne seront synonimes demer tiède, de plages, d'arrière pays agricole mais surtout de soleil et d'une région riche.

 

Playas urbanas, caletas y tierras adentro agrícolas culminantes

La mismo mar tibio es bordeado por playas urbanas de arena dulce y de guijarros, pero también por caletas a los pequeños vacíos(olas) tranquilos.


Todos los municipios de la costa comparten un mêm e sol y bellas playas mediterráneas, pero fascina a cada una el visitador a su modo. Benidorm, emblema turístico del COSTA BLANCA, no se parece en nada al apacible Altea. Alfas del Pi, con su paseo de las Estrellas, pasea de Las Estrellas, también es un municipio separado. Lo mismo ocurre con VIllajoyosa, enarbolando(levantando,luciendo) una frente de mar multicolor, o Finestrat, con en telón de foro imponente, la Montaña Puig Campana.


 Hasta si es verdad que forman parte del mismo conjunto, cada una se distingue a su manera. El contraste se hace todavía más evidente cuando se da la espalda al mar para penetrar más dentro de las tierras.


Las sendas de revuelta(caminata) y los sitios de escalada se reparten el espacio con pueblos encantadores de postal encaramados sobre las montañas o escondidos en los valles. Saltos de agua, barrancos, y culturas puntúan(subrayan) el paisaje.


Benidorm la nuit

 

Sí Benidorm


Benidorm es la ciudad del ocio. Su oferta es inagotable y sin límite de edad: parques temáticos, comercios, restaurantes, comercios, música, baile.... De día y de noche.


Las playas de Benidorm se encuentran al amparo de las montañas, protegidas del frío a lo largo del año. Ayer pueblo de pescadores, hoy ciudad cosmopolita a los numerosos rasca cielos.


Ruelles typiques d'Altea

 

Altea la guapa 


Altea es la guarida de los artistas.

Las pendientes de su zanfonía ciudad le llevarán hasta su sitio(plaza) solado, sobre la plaza de su iglesia, con el que la cúpula azul añil marcará para siempre su memoria(informe).

 


maisons colorées en photo HD

 

Mar en telón de foro


Las casas antiguas de Villajoyosa son totalmente muy coloreadas, tales los papeles de los chocolates que son fabricados allí. Se libra del aire un olor dulce de melindroso y de mar salado.


Al pie del monte Puig Campana, las casas de Finestrat, encaramadas sobre la roca, miran hacia el horizonte. Este pueblo del interior, sobre las alturas, se volvió costero por su caleta.


Lac artificiel de Guadalest

 

Montañas y agua dulce


Al pie de la Sierra Gelada, la playa de Alfas del Pi suena como un sonajero la rodadura de los vacíos(olas) sobre los guijarros. Sobre las alturas, el faro de Albir guía a los marineros de su ojo de luz.


El Castell de Guadalest un pueblo escondido en las montañas que parece sacado muy derecho de un cuento. De más cerca, usted lo verá abrirse tal un libro desplegable. Sobre la roca reposan(reponen) en silencio las ruinas del castillo almohade de San José.


El pueblo blanco de la Nucia, coronado por un antiguo lavadero, emerge del verdor. Sus casas, flamquées de rejas(tablas) los centenarios(centenarias), son hechas piedras y bosques(maderas) antiguos. Acercándole un poco, usted podrá ver allí estatuas de santos, anidadas en las entradas. No tenga ninguno duda, usted está siempre sobre Costa Blanca.


En Callosa de en Sarria, en el país del nèfles, el agua brota vigorosamente de fuentes de Algar. Totalmente como en Bolulla. Para ver esta agua más tranquila, rinda usted a Polop. Canta fluyendo(desapareciendo) allí 221 grifos de la fuente, Fuente de los Chorros.


champs d'oliviers

 

Pueblos blancos del interior


En el país de las almendras, del aceite de aceituna(oliva) y de vino


Ciertos pueblos han sido dejados después de la expulsión de los Moros en 1609. Sus nuevos habitantes, originarios de la Mallorca, los(las) marcaron con su huella insular. Usted puede ir a Târbena y probar el soubressade de la Mallorca en el corazón de la montaña de Alicante.


Usted encontrará en esta comarca de otros productos absolutamente únicos, como el aceite de Relleu, cuyas aceitunas(olivas) son cultivadas sobre terrazas árabes.


También déjese fascinar por Barranc del Arco de Sella, sitio ineludible de las heridas de escalada, o por la riqueza forestal de la Sierra Aitana. En esta esquina(rincón) del interior, de los pueblos apacibles en las casas blancas y en los tejados en tejas, como Orxeta, Benimantell, Beniardâ, Confrides o Benifato, pueblan la montaña.


Entre valles y barrancos, son rodeados de olivos, de almendros o de vides(viñas). No se vaya de nuevo sin haber merendado a los embutidos y a los platos de este terruño, como el estofado olleta de blat y las bolitas de carne.